sábado, 12 de noviembre de 2011

Hay veces que me dan ganas de crearme una cuenta en twitter y tragarme mis palabras, odio facebook, tuenti, twitter, la gente enganchada a los teléfonos móviles...; porque creo que este blog se me queda corto para desahogar mi indignación.
" Nosotros no estamos en contra de que las parejas homosexuales se casen, lo único que queremos es cambiar el nombre de matrimonio por otro".
¡Qué asco! Diferente nombre es diferente trato. Homofobia educada, trasladar un amor a un nivel inferior, pero ¿qué le importará a la gente la vida de otros? Aquí hay unas prioridades que son el empleo y la crisis, la educación y la sanidad, no la vida privada ajena, putos egoístas de mierda, si cambiara yo todo lo que no me gusta...

No hay comentarios:

Publicar un comentario