lunes, 14 de noviembre de 2011

Hay días en los que despierto de la ensoñación, te veo como una idiota, no estás en ningún pedestal, y mi vida aún tiene solución, que una cosa no tiene que ver con la otra, lo malo es que no sé cómo hacer que dure, no sé cómo mantenerme despierta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario