viernes, 17 de junio de 2011

BOUDICA. REINA GUERRERA DE LOS CELTAS I por Manda Scott

Publicada en 2003.

Fragmento:
"Bán le besó una mejilla y los fríos y amoratados labios. Estaba llorando. Ambos percibieron el calor de las lágrimas.
-No te muevas. Te sacaré de aquí. Iccio, escucha. No vas a morir...
-Sí... sólo te esperaba a ti...-era menos que un susurro, un aliento apenas audible.
Los grandes ojos azules se desenfocaron y se nublaron. Cuando el niño sonrió de nuevo, fue a las sombras que veía en la fría y húmeda oscuridad el hipocausto, y Bán no estaba entre ellas. El dolor agitaba su corazón. Levantó la rota cabeza y la acunó contra su pecho, y notó el temblor de un alma que se agarraba a la vida. Le besó como nunca antes había hecho, con un beso de amante, apasionado, desesperado.
-Iccio, no te mueras. Yo te amo. No puedes morir. No debes.
El niño sonrió. Su aliento era áspero. De un oído le salió sangre y un fluido claro, de color amarillento. Se esforzaba por hablar de nuevo.
-Iccio, no. Te cuesta demasiado esfuerzo.
-No. Escucha... -Bán se inclinó más para oírlo y notó el toque ligero de un beso en su oído, y una sola frase almacenada y emitida con todo el aliento que le quedaba-: Prométeme que no morirás por nada."

No hay comentarios:

Publicar un comentario