domingo, 26 de junio de 2011

Amor, de repente me vino un antojo muy grande de dormir contigo. ¡Qué paz!

No hay comentarios:

Publicar un comentario