viernes, 13 de mayo de 2011

Vengo de desvirgar mi pelo y no puedo dejar de llorar, no es broma. Es asqueroso. ¿Por qué fuí siempre una tía tan imbécil? Da igual el tiempo que pase, ya nada será nunca igual. No hay nada que valga la pena y me quite esta frustación, ni siquiera me sirve para tocar fondo y que todo me de igual y liberarme de ataduras, ni para eso. Nada me sirve. ¿Estaré cayendo en la misma ceguera del pasado? Pensar que hice daño sin ninguna necesidad. Que lo compliqué todo cuando era facilísimo. Joderrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr!!!!!!!!!!!!
Llego al punto en el que pienso que el arte es absurdo cuando antes lo consideraba una liberación. El único obstáculo entre la felicidad y yo, soy yo, y contra eso es muy difícil luchar.

3 comentarios:

La Abutrí de Getafe dijo...

Lo has desvirgado???..Qué te has hecho???.
Ainsss madre te vuelvo a notar mal a ver si hablamos.
Cuídate,un beso.

K. dijo...

regresión? esto... sonrisas?
:)
:)
K

Lucía Mon Amour dijo...

Gracias a las dos por vuestro buen rollo.

Publicar un comentario