jueves, 7 de abril de 2011

Divagaciones, (no tengo twitter)

Hoy hace un calor insoportable. Me va a dar algo. Mañana voy por tercera vez a ver Hoy no me puedo levantar. Esta vez me llevo a mis padres. A mi padre no sé si le gustará mucho pero... Sólo espero que los actores principales sean los mismos  de las otras veces. Como ya es la tercera vez que vienen a Galicia la sesión de mañana a las seis de la tarde está súper vacía, qué mal rollo. Si me pongo a hacer cuentas de la pasta que llevo invertida en este musical... Hoy a lo mejor veo a la cosa dulce. No me gusta tanto, tanto, tanto, pero me alegra el día, me gustan sus ojos cuando sonríe. Mañana también voy a hablar con el cura, soy testiga de boda, jaaaaa, no tengo ni idea de qué cosas pregunta el cura. No dejo de pensar en Maruchi, en lo fácil que era todo y en lo difícil que lo hago, qué agobio. Antes de ayer soñé que tenía una moto, era de noche, me montaba, era súper fácil de manejar y no quería parar. Hoy soñé con la sensación de conducir, suelo soñar a menudo que conduzco, no tengo carné, pero siempre tuve la sensación de que nací para conducir. Tengo un problema grave al que ya tengo que ponerle solución, ya no me vale dejar pasar el tiempo, todo lo que siempre me gustó hacer en la vida, dejé de hacerlo. No sé qué me pasa, no sé a qué viene este pánico a la felicidad. Paso de todo, nunca hice nada por nadie ni por mi. Nunca tuve ansias de vivir y si las tenía las escondía. Hoy hay empanada de mejillones, soy alérgica a los mejillones. Ayer viendo la taquilla de Caixanova descubro un concierto que me gusta, Russian Red, y cuando veo la fecha..., me cagué en todo, voy a una boda. Estaba enganchada a la historia de Jasmin y Lily, la novela alemana que todos los días una chica se encargaba de subtitular al inglés en youtube, y cuando la cosa se estaba poniendo interesante van y la censuran, ¡qué capullos! ¿Qué mal les hacía? Al contrario, les daba publicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario