jueves, 10 de marzo de 2011

Mensaje No Enviado

Te echo mucho de menos, todo el día pienso en las cosas que haríamos juntas si no se me fuera la cabeza o tratara el asunto con un profesional. Tenía tantas cosas que enseñarte... Ahora ya da igual, no se trata de que no nos llevemos o de que tengas una vida, se trata de que yo ya no soy aquella Andrea y tú para mí ya no eres aquella María. Pienso en ti todos los días, a veces con amor y otras veces con mucho ardor. ¿Cómo están todos? Me gustaría darte un abrazo, un abrazo pasado. Este año se cumplen diez años del casamiento de mi prima, quién sabe, si me saco el carné quizás visite aquel lugar donde nuestras manos lo dijeron todo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

porque te xpones asi q raro, hoy debe de ser uno de esos dias, q es mejor no decir nada.Estas demasiado aferrada al pasado con lo q podia ser... pero por mucho q te diga ni puto caso tu a lo tuyo

Lucía Mon Amour dijo...

¡Qué pesadilla con el puto aferramiento al pasado! Cuando una persona es normal y se obsesiona con el pasado es aferrarse al pasado, pero en este caso es como ver una vida desde la distancia y darte cuenta de los errores, esos errores que te cambian todo el destino, yo no soy una tía normal obsesionada con el pasado, es que yo ya no soy yo, es como tener que vivir el resto de mi vida siendo una desconocida, un invento.

Publicar un comentario