domingo, 5 de diciembre de 2010

A veces te echo tanto de menos que no puedo soportarlo. Tengo tentaciones de enviarte algún mensaje, de saber cómo estás, pero sé que es volver otra vez a lo de siempre. También hay momentos en los que no te soporto y me caes fatal y doy gracias por no saber de ti. Pero la mayoría de las veces sólo quiero volver atrás, tumbarme a tu lado en la cama y sentir paz.

1 comentario:

Publicar un comentario