jueves, 2 de diciembre de 2010

Hoy fuí a Carrefour, y se me revuelve todo. Me pregunto por qué es imposible para mi tener lo que tiene todo el mundo. Nunca me perdonaré lo que me hice estando contigo. ¿Cómo pude ser tan imbécil? Premio nacional a la estupidez, el mundial se lo rifan bastantes candidatos. Hoy mientras S entraba a Natura me quedé fuera esperando con el carro y comiendo bolitas de coco. Ví dentro y estaba la dependienta de otras veces que tiene un aire fugaz a Lus, pero en rubia. Me quedé mirando como colocaba las cosas en las estanterías, llevaba una camiseta que decía en su espalda: Un Beso Lo Cura Todo. Totalmente de acuerdo, así estoy. Me quedé allí mirándola y pensando qué le diría..., me gustó pensar en ella, me alegró por un momento, ¡qué bonitas son las chicas!, dulces, con mala leche, ay... ¿Se dará cuenta de que alguien más pensó en ella hoy?

2 comentarios:

La Abutrí de Getafe dijo...

Quizás un escalofrío recorra su nuca!!.
Hace tiempo que no hablamos,espero que todo fluya.

Muchos besos.

Lucía Mon Amour dijo...

A veces fluye pero luego vuelve a estancarse, porque me veo y no lo asumo. Abrazo.

Publicar un comentario