martes, 9 de noviembre de 2010

El Ocho por Katherine Neville

Novela publicada en 1988.
Después de leerme las 649 páginas me pregunto: ¿cuál es el propósito de todo lo que cuenta este libro? Si no soportara este libro no sería capaz de terminarlo, en ese aspecto no me supuso ningún esfuerzo leerlo, pero no le encuentro sentido a tantas páginas, es como una introducción eterna. No cuenta nada. Y al final el tema es el de siempre, uno que ya está más que exprimido, el santo grial, la inmortalidad, llámalo como quieras, quizás en el 88 era novedad. A veces cuando termino de leer algunos libros me siento muy cabreada, es extraño hasta para mí, pero no porque me esfuerce en leer algo que no me gusta, los leo con ganas, pero me quedo como: ¿tanto rollo para esto? y me encoragino. Un par de escenas emocionantes y 600 páginas para la descripción de un juego que es desenterrado para volverlo a enterrar. Y ahora me espera El Fuego.
Fragmentos:
"-Como estará un año en Argel -dijo él-, tal vez podamos jugar una partida en alguna ocasión. Yo mismo fui aspirante al título persa en categoría júnior...
-Tal vez le interese aprender una expresión occidental -dije por encima del hombro mientras me dirigía hacia la puerta-. No nos llame... ya lo llamaremos nosotros."
"Hay vida en todas partes musitó, dándome la delicada cochinilla-. Hasta en el fondo del mar. Y por todas partes la extingue la estupidez del hombre."
"-¡Rousseau! ¡Imposible! -exclamó Ángela-María, mi madre-. ¡Pero si es un gran hombre! ¡La Revolución Corsa se basó en sus teorías sobre la virtud natural! En realidad, Paoli le encargó que escribiera nuestra Constitución... fue Rousseau quien dijo: El hombre nace libre, pero en todas partes está encadenado.
-Una cosa es hablar de principios de libertad y virtud -dijo la abadesa con sequedad-, y otra muy distinta actuar en consecuencia. Éste es un hombre que dice que todos los libros son instrumentos de maldad... pero escribe seiscientas páginas de una sentada. Dice que los niños deben ser nutridos físicamente por sus madres e intelectualmente por sus padres... ¡pero abandona a los suyos en la escalera de un  orfanato! Estallará más de una revolución en nombre de las virtudes que preconiza... y sin embargo va en busca de una herramienta de tal poder, que encadenará a todos los hombres... salvo a su poseedor."
"El cerebro de Mireille procesó todo lo que sabía. Las piedras sagradas doradas por los fenicios... la piedra blanca descrita por Rousseau, incrustada en el muro de Venecia: Si un hombre pudiera decir y hacer lo que piensa -decía más o menos la inscripción- ya vería cómo podría transformarse."
"Una mujer bonita puede no ser siempre inteligente -dijo Napoleón-, pero una mujer inteligente siempre es bonita."

1 comentario:

La Abutrí de Getafe dijo...

Yo también caí y me lo leí,pero un libro que acabo de leer y me ha llegado al alma es el de Elvira Lindo(que me encanta esta mujer hasta en Manolito gafotas).Lo que me queda por vivir,es el titulo y habla sobre como nos sobreponemos a la deslealtad y como el desvalimiento y la ternura de un hijo alivian la fragilidad de quien ha de hacerse fuerte para protegerlo.
Un libro acogedor como solo sabe escribir Elvira,tan cercana y graciosa.

Suerte con El Fuego,no sea que te encoragines y salgas ardiendo!!.

Besos Uva.

Publicar un comentario