viernes, 20 de agosto de 2010

Lo cierto es que mi cuerpo es mi cárcel y mi cerebro el candado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario