domingo, 22 de agosto de 2010

Eugénie Grandet

Eugénie Grandet es una novela publicada en 1833, escrita por Honoré de Balzac y considerada como su mejor obra por algunos. Me gustó. Eugénie es hija del señor Grandet de Saumur, un rico vinatero al que su avaricia confina a su familia a vivir en la más absoluta sobriedad. Debido a la gran herencia de Eugénie hay dos familias que la pretenden: los de Grassins y los Cruchot. El Tío Grandet, como se le conoce al padre, se deja querer por estas dos familias, pero sin ninguna intención de soltar un sólo franco. En la casa de Grandet viven él, su hija Eugénie, la señora Grandet y Nanon, su fiel sirvienta. Cuando el primo Charles de París visita a su tío con una carta de su hermano, el señor Grandet de París, Eugénie se enamora de él, y la hija sumisa se convertirá en el futuro en la defensora de su gran amor ante su padre. El señor Grandet es un imbécil, me cae fatal.
Fragmentos:
"¡No soy lo bastante hermosa para él!
Tal era el pensamiento de Eugénie, pensamiento humilde y fértil en sufrimientos. La pobre muchacha no se hacía justicia; pero la modestia, o mejor dicho, el temor, es una de las primeras virtudes del amor."
"Eugénie, alta y fuerte, no poseía nada de la guapura que gusta a las masas; pero era hermosa con esa belleza tan fácil de reconocer y de la que se prendan solamente los artistas."
"Eugénie se escapó al jardín, espantada, al oír temblar la escalera bajo los pasos de su padre. Ya experimentaba los efectos de ese profundo pudor y de esa conciencia particular de nuestra felicidad que nos hace creer, no sin razón quizá, que nuestros pensamientos están grabados en nuestra frente y saltan a la vista de los demás."
"-Nada de eso; nos harás caldo de ave. Los colonos no permitirán que te falte. Pero voy a decirle a Cornoiller que mate algunos cuervos. Esa caza es la que da el mejor caldo del mundo.
-¿Es verdad, señor, que los cuervos se comen a los muertos?
-¡Eres tonta, Nanon! Como todo el mundo, comen lo que encuentran. ¿No vivimos nosotros de los muertos? ¿Pues qué son acaso las herencias?"
"¿No forma acaso parte del noble destino de la mujer el participar más de las pompas de la miseria que de los esplendores de la fortuna?"
"Con bastante frecuencia, ciertas acciones de la vida humana parecen, literariamente hablando, inverosímiles aunque ciertas. Pero ¿no será que se omite casi siempre el difundir sobre nuestras determinaciones espontáneas una especie de luz psicológica, no explicando las razones misteriosamente concebidas que las han motivado? Quizá la profunda pasión de Eugénie debería ser analizada en sus fibrillas más delicadas; pues se transformó, según dirían algunos burlones, en una enfermedad e influyó en toda su existencia."
"La vida del ávaro es un constante ejercicio del poder humano puesto al servicio de la personalidad. Sólo se apoya en dos sentimientos: el amor propio y el interés."
"Eugénie le amó todavía más. Es posible también que la desgracia le hubiese acercado a ella. Charles ya no era el joven rico y guapo, colocado en una esfera que para ella resulta inasequible, sino pariente sumido en una espantosa miseria. La miseria origina la igualdad."
"Había recibido la espantosa educación de ese mundo en el cual durante una sola velada, se cometen más crímenes con el pensamiento y con la palabra que los que la justicia castiga en los tribunales, ese mundo en el cual las frases chistosas asesinan las ideas más grandes, en que sólo se es considerado fuerte cuando se acierta; y ahí, acertar, significa sopesar cada mañana la bolsa de un amigo, saber colocarse políticamente por encima de todo lo que sucede, no creer en nada, ni en los sentimientos, ni en los hombres, ni siquiera en los acontecimientos, pues ese mundo es capaz de producir falsos acontecimientos; no admirar nada, ni las obras de arte, ni las acciones nobles, y dar como único motivo el interés personal."
"En la vida moral y en la física, existe una aspiración y una respiración. El alma necesita absorber los sentimientos de otra alma, asimilarlos para restituírselos enriquecidos. Sin este bello fenómeno humano, el corazón no puede vivir, le falta el aire, sufre y se marchita."
"La adulación no emana nunca de las almas grandes; es patrimonio de los espíritus pequeños que logran empequeñecerse aún más para mejor penetrar en la esfera vital de la persona en torno a la cual gravitan."
"Al oír calificar de criminal en un país lo que en otro era virtud, perdió la noción exacta de lo justo y lo injusto."
"Ciertas mujeres, al verse abandonadas, arrancan a su amado de los brazos de la rival, la matan y huyen hasta el fin del mundo, suben al cadalso o descienden a la tumba. Es algo hermoso, sin duda; el móvil de tal crimen es una pasión sublime que impresiona a la justicia humana. Otras mujeres bajan la cabeza y sufren en silencio; viven muriendo y resignándose, llorando y perdonando, rezando y recordando hasta el último suspiro. Ése es amor, amor verdadero, el amor de los ángeles, el amor orgulloso que vive de su dolor y que de él muere."
"-Padre- preguntó Eugénie con la noble serenidad que le comunicaba el pensamiento que iba a expresar. -¿Sería pecado permanecer virgen en el matrimonio?"
"-Señor Presidente- dijo Eugénie con voz emocionada cuando se hubieron quedado solos- sé lo que le gusta a usted de mí. Jure dejarme libre durante toda mi vida sin recordarme ninguno de los derechos que el matrimonio le concedería sobre mí, y le doy mi mano."
"Guardo en el corazón un sentimiento inextinguible; amistad será lo único que podré concederle a mi marido."
"Tal es la historia de esta mujer que no pertenece al mundo en medio del mundo, que nacida para ser esposa y madre magnífica, no tiene marido, ni hijos, ni familia."

No hay comentarios:

Publicar un comentario