jueves, 26 de agosto de 2010

Alguna gente tiende obsesivamente a la comparación, sobre todo cuando están de mala leche. Yo puedo hacer fácilmente una lista de hasta diez personas con las que fuí comparada a lo largo de mi vida y todas para hacerme daño. "Eres como fulanito, eres como menganita...", al final me acabo preguntando quién carajo soy.

1 comentario:

La_Esperada dijo...

Jajaja

Curiosa reflexión.

Publicar un comentario