miércoles, 7 de julio de 2010

7 de Julio


Uno de los días más importantes de mi vida. No voy a renegar de las cosas intensas que viví sólo porque ahora estemos como estamos. ¿Qué es la vida? ¿El hoy solamente, o el resumen de todo lo que vivimos? Contigo descubrí sensaciones que me dejaron pillada, desubicada, se me fue la olla. No me acuerdo de qué ropa llevabas, ni si tenías puestas las gafas, pero sí me acuerdo de la sensación de verte por primera vez, de pensar, lo poco que me atreví a mirarte, que eras una tía rara madrileña y de sentirme a gusto debajo de toda aquella vergüenza y nervios. Me sorprendí a mí misma de lo bien que estaba contigo en aquel coche, siendo yo tan agonías para este tipo de cosas. Sí, lo pasé fatal por mi inseguridad, pero no por estar contigo siendo la primera vez que te veía, no hubo nada que me hiciera querer salir corriendo, quería quedarme allí todo el tiempo. ¡Qué inconsciente fuí, dejarte conducir tantas horas sin dormir!
Cuando pienso en aquel día recuerdo la felicidad, sentirse a salvo,  por fin todo empezaba a tener sentido, más de lo que pude imaginar, (y no me digas que eso lo digo ahora, con el tiempo, sólo porque nunca me gustó ser una de esas personas que hablan mucho y fácil), sensaciones que ya no sé cómo son.

3 comentarios:

La Abutrí de Getafe dijo...

Todo vuelve un día o otro...

Lucía Mon Amour dijo...

No sé que decirte...

Wilbur dijo...

Hay que aprender a sobrevivir con el corazón roto. Mil Besos Lucía, se te echaba de menos ^^

Publicar un comentario