jueves, 1 de abril de 2010

Siento que se acabó la vida para mi y que ahora sólo me queda ser una mera espectadora de la vida de los demás mientras la mía se hace cada día más patética. Lo más triste de todo es que no partía de la mediocridad sino de la perfección.

3 comentarios:

niña imantada dijo...

Veo que las espectadoras somos muchas. Debemos llenar salas de cines del tamaño de un campo de fútbol sin darnos cuenta.

Aunque cueste, tendremos que hacer por creer que un día llegará nuestro casting y nuestra actuación de Oscar.

Anónimo dijo...

no me das penitaaaa.Es mas facil lamentarse que hacer algo por ti.ESPABILA porque como te tenga que espabilar YO.Deja de lamentarte de lo que eras y mira hacia delante que tu que sabras lo que te espera la vida,se ainda eres un repoliño.Vouche dar..

Lucía Mon Amour dijo...

Hay semillas que hay que plantarlas en su temporada para ahora poder recoger sus frutos, no sirve de nada plantarlas tarde.

Publicar un comentario