sábado, 24 de abril de 2010

El golpe más grande que yo sufrí en la vida, incluso por encima de todo lo que sufrí por Rotenmeyer, que aún hoy no soy capaz de oír hablar de sus amores, fue que mi pelo decidiera morir. Sé que habrá personas que piensen "pues qué suerte si eso fue lo más grande", pero es que la jodienda no se mide por temas, se mide por las personas que la sufren y cómo les afecta. Siento que ya nunca volveré a ser la misma Andreita de antes, ya no siento que pueda superar lo que fuí, que pueda algún día sentirme "sexy" aunque sea vestida y bajo la mirada de alguien que sienta debilidad por mi.
Todo el mundo tiene algo sexy. Lo sexy no está implícito en ser guapo o tener buen cuerpo, es algo más allá, que no se puede explicar, para mí digo. Hay gente que está tan absorbida por la moda que no es capaz de ver más allá. Me encanta lo sexy, (lo malo es que me dí cuenta tarde, muy tarde), pero eso que está oculto y no se ve a simple vista, esa mirada, esa sonrisa, esa mala leche... Lucía es súper-sexy, me encanta. Su mirada, su mala leche, su boca con sus dientes perfectos, ¡cómo la echo de menos! Verla todas las semanas... Cuando estaba cerca no podía respirar, no es una frase hecha, es la verdad, me iba el corazón a toda leche y notaba que mi cara se ponía de color rojo, y cuánto más sentía que se me notaba peor me ponía, un círculo vicioso de estupidez. Había momentos en los que al mirarla a los ojos toda esa inseguridad desaparecía, era como si al conectar con su mirada todo se quedara en calma, no sé...
A mí cuando me gusta alguien, me gusta de verdad. Si en este momento pudiera elegir a cualquiera, cualquier persona, no sé, cualquiera de las que me encantan, Lena Headey, Eloísa, Maca, Leonor Watling, la Megan, yo elijo a Lucía. No soy de esas personas que... por ejemplo, un tío que me dijo que no le gustaba Penélope, pero si había que echarle un polvo se lo echaba. O esos que aman a sus novias pero si les pueden dar una vuelta a cualquier modelo se la dan. La belleza es maravillosa, echa los polvos que puedas, pero ¿nunca vas a estar con alguien que te guste de verdad? ¡Qué triste! A mí la vida sólo me merece la pena por sentir ese fuego, da igual todo, esa sensación cuando alguien te vuelve loca, y sí, tengo asumido que ya está, que duró un momento, que tuve mi oportunidad, y no la supe ver, lo tengo claro, me rendí a la vida, no sé si alguna vez estaré con alguien... pero espero no perder la pasión y la sinceridad.

3 comentarios:

K. dijo...

me da un nosequé comentarte este post. pero quería decirte que se lo que significa tener a alguien delante y hacerte pequeñita pequeñita y ver en los ojos de esa persona todo tu mundo... ese dolorcito que se queda para siempre cuando la pierdes y tú te pierdes en la oscuridad. Ese amor que explota dentro.
lo se, muy bien
un abrazo

Lucía Mon Amour dijo...

¿Por qué te da no sé qué? Otro abrazo para ti.

K. dijo...

porque me resulta bastante privado ;)

Publicar un comentario