sábado, 13 de marzo de 2010

Hace mucho tiempo que no sé lo que es sentir tranquilidad, abandonarme totalmente a un momento de paz. Esa sensación como de estar a salvo. Odio los bichos, si hay una araña en la habitación no puedo dormir, me produce agobio e intranquilidad, sin embargo cuando dormía contigo en Siguero me daba igual que aquellas arañas de patas largas, las que mejor me caen, compartieran habitación con nosotras. Estar contigo me hacía sentir protegida de todo, menos de mí misma.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

A anónimo tampoco le gustan nada las arañas, pero si pudiese espantaría las de tu habitación para que durmieses tranquila.

Lucía Mon Amour dijo...

Joder Anónimo, qué chulo lo que dices!

Publicar un comentario