lunes, 18 de enero de 2010

Buscando por la red información de una fotógrafa caí en la tentación de poner tu nombre, y allí apareciste, en una página de artistas. Aún me tiembla todo el cuerpo, es enfermizo el miedo que me provocas. No soy nadie. Tú y tu obsesión de ser madre, cosa que sería fácil si tú no lo complicaras como lo que yo te compliqué a ti. La misma obsesión inalcanzable que sientes tú con la maternidad la sentí yo contigo o cuando pienso en ser feliz con alguien, es inalcanzable. Suerte que tú te puedes expresar y liberar a través de tu arte y yo no puedo besar, que es mi forma de liberación. Me encantaría saber de todas tus obras y proyectos, siempre fue así, pero soy demasiado cobarde para soportar los daños colaterales. Y tampoco me gusta cuando me haces sentir que te agobio, prefiero no saber de ti e imaginarte como antaño. Y veo cualquier cosa sobre ti en internet y me doy cuenta de lo pequeña y transparente que soy en tu vida, sin embargo tú para mi... Me quedé sin vida. Y da igual el tiempo que pase, porque no logro escapar de este agujero negro.

2 comentarios:

MARIANA dijo...

Hola!! veo que tenemos cosas en comun como una buena musica para algun momento cualquiera ;)

wolfman dijo...

parece q en esta vida hay mucho en comun con las demas personas espero q te vaya todo bien a ti tambien un abrazo

Publicar un comentario